Proyecto adaptándonos

Adaptarse según la RAE es ajustar algo a otra cosa.

Según la psicología es un proceso por el cual un grupo o individuo modifica sus patrones de comportamiento para ajustarse a una nueva realidad.

¿Cuál es esta nueva realidad?

En las últimas décadas la sociedad española ha naturalizado afortunadamente el uso de la psicología como herramienta para mejorar nuestra salud.

Muchas de estas situaciones vitales difíciles tienen que ver con procesos judiciales en los que soy experto: rupturas matrimoniales, problemas hereditarios, adicciones etc.

Por otro lado los Juzgados soportan una carga de trabajo enorme con unos tiempos medios de obtención de una resolución judicial superior a un año. Además no pueden facilitar en la mayor parte de los casos soluciones individualizadas.

Ventajas del proyecto

Para los abogados:

  • El cliente clarifica lo que le interesa y conviene.
  • El cliente puede tomar mejores decisiones durante los largos procesos negociadores o judiciales.
  • El abogado es asesorado por los profesionales para buscar soluciones personalizadas.

Para los psicólogos:

  • Tiene conocimiento de los plazos y situaciones del proceso lo que le facilita los objetivos de la terapia.
  • Ayuda a gestionar mejor las dificultades emocionales de los pacientes.
  • Puede explorar con el paciente soluciones realistas debidamente asesorados por el profesional jurídico.

Para los clientes:

  • Sus profesionales actúan coordinados y obtiene un mejor servicio de ambos.
  • Permite encontrar soluciones individualizadas y consensuadas.
  • Le ayudamos a buscar otros profesionales si los necesita.

¿Cómo nos organizamos?

  • Firmamos un consentimiento informado del cliente para que podamos compartir nuestra información con los psicólog@s. En ningún caso al revés.
  • Informamos a los psicolog@s en los momentos más importantes del proceso y desde la primera cita.

El caso de Antonio y Marisa

Un matrimonio con tres hijos en incipiente proceso de separación recibe el mazazo de que el padre tiene una enfermedad psiquiátrica grave.

Se logra un convenio regulador cuyo sistema de visitas es determinado por el psiquiatra y la psicóloga de forma gradual con informe de los profesionales y sometimiento en todo caso del enfermo a las directrices médicas. Los abogados colaboramos con la psicóloga en reforzar su papel y eliminar los muchos obstáculos personales y familiares que se producen al inicio.

Este acuerdo es refrendado posteriormente por un Juzgado que lo valida y sigue cumpliéndose en la actualidad con total normalidad.

La conclusión es que los profesionales coordinándose han obtenido una mayor eficiencia en la terapia y en la solución jurídica.

Los clientes a su vez han salido más empoderados ya que han tomado parte activa en una solución amistosa, hecha a su medida lo que hubiera sido imposible en un proceso judicial normal y finalmente han ahorrado en costes y tiempo.

El caso de Paula y Javier

El problema de su divorcio se centraba en la custodia compartida de los hijos puesto que no estaban de acuerdo.

Antes de ir a un procedimiento judicial estuvieron de acuerdo en acudir a un profesional independiente de nuestra confianza con carácter vinculante que elaboró un informe después de verlos a ellos y a los menores.

Aunque la decisión inicialmente no gustó a una de las partes lo cierto es que se evitaron un proceso judicial más largo y costoso y la situación entre ellos no se deterioró.

Tan solo unos meses después toman la mayor parte de las decisiones de manera conjunta y los niños se encuentran muy bien.